Escultora y dibujante argentina, nacida en Junín, provincia de Buenos Aires, radicada en Mar del Plata desde muy corta edad. Profesora de Artes Visuales y Técnico Ceramista, realizó numerosos cursos de perfeccionamiento artístico y docente en el país y en el exterior, España, Italia, Grecia, Alemania, Bélgica, Brasil y Uruguay en 1980, 1982, 1997, 1998 y 2001........(lee mas sobre esta artisSe perfeccionó en el taller del maestro Hidelberg Ferrino desde 1975 hasta 1997, trabajando en común obras monumentales y menores. Realizó numerosos cursos y seminarios de arte y ciencias de la educación en distintos puntos del país . Participó en encuentros provinciales y nacionales de Muralistas, recibiendo distinciones. Participó en numerosas exposiciones de cerámica , dibujo y escultura en la ciudad e interior , inclusive en los "Panoramas de Arte Marplatense" organizado por el Museo de Arte "Juan Carlos Castagnino" de Mar del Plata, Casa de Moneda, Buenos Aires, Salón de Tucumán, etc. Creó el Taller de Arte "Ferrino" y el Taller de Arte Infantil “Caracol”, los cuales dirige actualmente y desde sus comienzos. Creadora del " Plan Educativo de Escultura 2000 para Ciegos y Am-bliopes" actualmente en funciones. Organizó numerosas exposiciones de escultura y dibujo individuales y colectivas. Realiza intensas actividades culturales, docentes y artísticas. Posee obras en sitios públicos y en colecciones privadas.

sábado, 22 de agosto de 2015

La niñez, el simbolismo de la ilusión

Innumerables son las visiones de los artistas plásticos al evocar a la niñez en el material que elijan para representarla. Infinitas, también, las versiones según la disciplina y el estilo que se decida mostrar.

En el caso que nos ocupa ahora, en nuestro país, en nuestro continente todo, se decidió mostrar a la niñez desde su origen y en la esperanza del porvenir.

Tal es el caso de "La Raíz", una escultura que nos muestra una pequeña niña de cinco años de edad, con ropas heredadas que no son de su talle, con insólitos zapatitos náuticos en medio del cerro, una criatura que nos muestra su carita infantil con mirada grave, casi de adulto. Llevando sobre sus espaldas, atado con un grueso nudo de un chal, un muñeco le anticipa su futuro de madre, aunque puede engañar un poco la simbiosis entre juguete y niño real, sabiendo que las hermanas mayores deben cuidar a los más pequeños mientras el padre sale a trabajar a las obras o sembrados, y las madres a recoger los rebaños. Tal es, en esta idea, la intención de representar a nuestros orígenes americanos y, de algún modo, a los orígenes del mundo, en una realidad que, aún hoy, existe.





Mientras tanto, en una alegoría universal de lo que vendrá o, mejor, en una ilusión de lo que debería ser, "El Futuro" pretende ser representado por otra niña, también de cinco años de edad, corriendo feliz y despreocupada, persiguiendo un globo luminoso, que es su juego, su sueño, al que siempre ha de seguir, porque apenas lo toca con sus dedos, como a toda utopía. 





Los símbolos, aquello que quiere hablar mucho diciendo poco, intentan convertir al arte en lo que debe ser: una obra que es terminada de construir por el espectador, de acuerdo a su sentir y a su interpretación personal. Porque cuando el artista termina de crear una obra, ya no le pertenece, ya forma parte del patrimonio de los demás.

Algo así como cuando nos regalan un globo y, aunque otro haya sido el fabricante, ya es nuestro, ya es del aire, ya es de la historia de nuestras vidas y de todos aquellos que logran tocarlo.


2 comentarios:

Vanessa Allemany dijo...

Hermosas interpretaciones!! Realmente, llenan el alma las imágenes. Y totalmente de acuerdo, el arte lo ejecuta el que lo disfruta. Un gusto visitarte.

Lilyana dijo...

Hermosas obras, excelente artista, un orgullo nacional !!!!

Seguidores